Uncategorized

Herramientas de seducción

By 24 septiembre 2020No Comments

El halago del no: Más devoción, menos obligación

¿Cómo hacer que en mis relaciones haya más devoción, menos obligación?

Me molesta que Cristina haya dejado de querer quedar conmigo. Me molesta que Eduardo no haya querido colaborar en el proyecto que le he propuesto.

Me molesta que mi novio haya querido ir a ver el Ballet con sus amigotes en lugar de venir a ver jugar al Hércules.

En definitiva, me molesta no obtener lo que deseo de los demás. Pero hay algo que me molestaría mucho más: que los demás me estuviesen dando lo que deseo por obligación, sin desearlo ellos tanto como yo. O peor aun, a disgusto.

Por ejemplo:

Cristina ha quedado conmigo, pero creo que lo ha hecho porque si no, sabe que me hubiese enfadado.

Eduardo ha empezado a colaborar con mi proyecto, pero me temo que realmente no cree en él, que lo ha hecho porque es el hermano de mi mujer.

Paloma me ha dado su número, pero lo ha hecho por no herirme y no tiene intención ninguna de llamarme.

No nos gusta.

obligacionSalvo con las personas que realmente nos deben algo, nos gusta que los demás actúen hacia nosotros con libertad.

No por obligación, ni por no hacernos daño, ni por miedo a nuestras reacciones. Si no estás de acuerdo con esta afirmación, no lo estarás con el resto del artículo.

Por favor, no me leas por obligación.

¿Te gustaría estar dentro de las cabezas de los demás y saber si los demás realmente actúan hacia ti porque quieren?

¿Te gustaría saber si tu novio ha quedado hoy contigo porque le apetecía verte, y no simplemente porque hacía dos semanas que no os veíais y temía que te enfadaras?

¿O si esa chica te está escuchando porque le interesa lo que le dices, y no simplemente por educación?

Pues con un módico pago de 999,97 euros EgolandSeducción te dirá como hacerlo. Ve, corre, paga, y descárgate nuestro lector de mentes.

No amigo. No puedes. Nunca conocerás completamente la motivación del resto de seres humanos. Nunca sabrás si tu mujer tiene sexo contigo porque realmente le apetece y no porque hace un mes que no lo tenéis.

Aun así, ¿te gustaría que tus relaciones tuviesen más devoción, libertad, calidad y honestidad y menos obligación, miedo a no herir, a defraudar, a sufrir represalias o a fallar a un compromiso?

 

penalizar-actitudesEn todo lo social hay más elementos incontrolables e inciertos que controlables y seguros. Y una relación es la materia prima de lo social. Así que asumiendo que no hay nada seguro, sí existe un modo de aumentar probabilidades de que las personas de tu alrededor actúen hacia ti desde la libertad/devoción y no desde el compromiso/obligación.

Para ello, es fundamental que no penalices a las personas por darte una negativa, o por decirte algo negativo. Lo cual, dicho sea de paso, es mucho más fácil de decir que de hacer. Y mucho más fácil de entender que de integrar.

Si yo hago sentir mal a mi pareja porque hoy no ha podido quedar conmigo, aumento probabilidades de que ella en ocasiones quede conmigo para que yo no me enfade o se lo reproche.

EJEMPLO DEL HALAGO DEL NO

Veamos un ejemplo con dos alternativas:

Es domingo, hace mucho que no veo a Lorena, esa chica con la que quedo de vez en cuando, y que si las cosas siguen así me encantaría irme de viaje con ella a Venecia en un mes. Nos escribimos, y tras unas risas, terminamos quedando para el martes por la noche.

Es martes, me he levantado ilusionado porque hoy por la noche veré a Lorena. La verdad es que varias veces le he propuesto quedar y me ha dado largas… hoy por fin podré cenar con ella y hacerla reír con mis últimos chistes sobre canguros. Llegan las 8 de la tarde y vibra mi móvil. Lorena escribe:

Javi lo siento mucho… llevo un día sin parar, con mucha más faena de la que pensaba, creo que hasta las 22 no habré terminado, y mañana me tengo que levantar a las 7… preferiría que nos viésemos otro día.

Vaya con Lorena. Respiro. Y puedo optar por dos respuestas, como mínimo:

A. Lorena siempre me haces lo mismo. Procura quedar conmigo cuando puedas, porque he cancelado planes por quedar contigo… Ciao.

Esta respuesta no tiene nada de malo. Es honesta. Pero veamos esta otra:

B. Pues Lorena, gracias. Porque mucha gente estaría en tu situación, y aunque estuviese cansada, quedaría sin apetecerle. Y tú tienes la confianza para anular. Así me aseguras que siempre que quedas conmigo, lo haces porque te apetece. Además otro día puede que sea yo el que necesite cancelar. Un besazo y recuérdame que otro día te lleve al sitio que te iba a llevar hoy, que sé que te gustará.

CONSECUENCIAS DEL HALAGO DEL NO

El ejemplo es necesario, pero quedarnos solo en el ejemplo es insuficiente para entender el alcance del “halago de no”. Este tipo de situaciones son completamente cotidianas: padres que quieren que sus hijos veinteañeros pasen más tiempo con ellos, parejas que quieren que unos amigos asistan a sus bodas de plata, vendedores de lotería, familiares que quieren que el tío Juan venga a la cena de Navidad… Las relaciones sociales presentan continuos intentos de modificación de actitudes.

La respuesta B, fuera de que no sea el adalid de la brevedad, tiene otros elementos que la primera respuesta no tenía. ¿Cuáles?

  1. No nos quejamos ante la negativa de otro. Porque nos movemos desde la creencia de que ese otro en realidad no nos debe nada. Las quejas solo tienen sentido cuando alguien me debe algo.
  2. No privamos a los demás de la libertad de decirnos que no sin sentirse mal por ello. Si nos rodeamos de gente a la que le hacemos sentir mal cuando nos rechazan, jamás podremos sentir la seguridad de que la otra persona nos elije desde la libertad -lo cual, tal y como trataré de explicar, es tremendamente halagador-.
  3. Generamos relaciones donde también nosotros nos vamos a sentir cómodos para rechazar aquellas cosas que por voluntad o por imposibilidad, tengamos que rechazar.
  4. ¿Alguna vez habéis dejado de proponer o pedir algo por miedo a molestar? ¿Por miedo a que el otro esté pensando que sois unos pesados, pero que no os lo dice? Pues bien, si hacéis que la otra persona se sienta cómoda a daros una negativa, podréis tener la tranquilidad de proponer lo que sea, las veces que sea, sin sentir esa incomodidad.

 modificar-actitudes-seduccion

En definitiva, en mis relaciones de calidad, es fundamental que la otra persona se sienta tan cómoda a darme respuestas positivas, como a darme negativas. Porque entonces sucede lo siguiente:

Mi novia tiene varios planes este finde, y elija el que elija yo no se lo voy a recriminar: puede quedar conmigo, puede irse con sus amigas a pasar el fin de semana fuera, puede quedar con su amigo Pedro que, vaya casualidad, es guapo y soltero, puede quedarse en su casa leyendo El Quijote…

Yo, mediante “el halago del no”, he logrado que ella pueda optar por cualquier de esos planes y no sentirse mal por ello. Finalmente, ella ha decidido quedar conmigo. Ella me ha elegido sobre Pedro, sobre sus amigas, y sobre Cervantes, ¿no es eso increíblemente halagador? Pues ese halago que además de hacernos sentir bien alimenta nuestra seguridad, solo es posible sentirlo, si logramos generar relaciones donde no hagamos sentir mal a los demás cuando no nos eligen.

¿INMOVILISMO O SEDUCCIÓN?

¿Qué opinas lector? ¿Alguna crítica? Espero que sí. Tengo una importante crítica a esta perspectiva: cómo consigo entonces lo que quiero. Cómo consigo modificar una actitud. Me podéis decir:

Vale Javi, yo se lo acepto y le “halago el no”, pero el caso es que Lorena no queda conmigo, que mi hijo veinteañero no viene a hablar conmigo, que celebro mis bodas de oro y esos amigos no vienen, que he creado mi página en facebook y nadie le da al “me gusta”. No logro lo que quiero, Javi.

Efectivamente, una lectura superficial de esta perspectiva puede inducir a pensar que promuevo la inmovilidad, una especie de ataraxia ante lo que los demás me comunican. La famosa “no reactividad”. No hacer nada cuando los demás me dicen que no, aceptarlo con una sonrisa, y comerme mi frustración.

Pues no. Lo que trato de explicar, es el principio de cómo modificar actitudes a través de la seducción, y no a través del poder. Pero esto, se merece otro artículo, ya que si realmente te interesa la tercera parte, me gustaría que esta segunda la mastiques, la digieras y pienses en qué medida la tienes integrada.

 

Definiendo la seducción del Siglo XXI: ¿Poder o seducción?

 

En “El Halago del no”  planteábamos un método para aumentar las probabilidades de que nuestras relaciones tengan mayores dosis de libertad y devoción, y menores de obligación y compromiso. 

Al final de dicho artículo nos encontrábamos ante un dilema:

¿Cómo modifico una actitud en Paula cuando respetar a Paula significa que no debo pedirle que cambie?

¿Cómo hago que Jaime sea más detallista sin ser yo quien le pida que lo sea?

Para abordar este dilema trataremos un concepto que la sociología y la ciencia política han estudiado a fondo: el poder. La definición sociológica clásica es la de Max Weber:

Poder es la probabilidad de que un actor dentro de una relación social esté en condiciones de hacer prevalecer su voluntad incluso contra su resistencia, al margen de la base sobre la que descansa dicha probabilidad.

Esquemáticamente, el poder es la capacidad de que A logre que B haga C (suponiendo que C es lo deseado por A), tanto si a B le place como si no.

Desde este punto de vista, hay algo que el poder no puede lograr: que a B le plazca lo que A desea.

poder o seduccion

Como veíamos en “El Halago del no (I): más devoción, menos obligación”, no nos gusta que nuestros amigos nos llamen solamente porque si no lo hacen nosotros nos enfadaremos, no nos gusta que nuestra pareja tenga sexo con nosotros simplemente porque hace tiempo que no lo tenemos, no nos gusta que nuestro hijo nos escuche solamente porque en caso contrario le castigaremos… lo que preferimos es que los demás actúen hacia nosotros desde la libertad.

Queremos que el cambio o la actitud “nazca de ellos”, decimos en ocasiones. Y esto, es algo que el poder no puede lograr. Esto, es algo mucho más complejo.

Y es aquí donde entra la seducción, tal y como yo la entiendo. La seducción que parte de la siguiente creencia:

Ante el estímulo adecuado todos estamos dispuestos a cambiar. La tarea infinita y emocionante del buen seductor es encontrar ese estímulo.

Cuando estudié en Madrid recuerdo que varios profesores me provocaban ganas de salir disparado hacia la biblioteca para leer determinados temas sobre los que habían hablado.

Me producían admiración, curiosidad, me hacían intuir que estudiar más podía ser apasionante. Conscientes o no, ellos modificaban mi actitud: me convertían en mejor estudiante.

Pero yo estaba encantado con que modificasen mi actitud, ya que yo era el primer interesado en ello. Esos profesores eran seductores.

EL OBJETIVO DEL SEDUCTOR RESPONSABLE

Seductor responsableEl seductor responsable, tal y como yo lo entiendo, procura algo muy ambicioso: lograr cambios en los demás, procurando que los demás sean los primeros interesados en realizar esos cambios.

Esta perspectiva está muy alejada de la connotación negativa que en ocasiones se da a la seducción, entendiéndola como manipulación, como modificación de actitudes desde el poder.

Además, en cuanto a la seducción hombre – mujer, considero que es la perspectiva de seducción que afortunadamente nos depara la sociedad actual.

Porque por primera vez en la historia humana, la mujer puede ser más poderosa que el hombre, puede tener más independencia económica que él y alcanzar reconocimiento propio sin estar atada a la figura masculina. Incluso, atención, puede reproducirse sin relación con un hombre.

Esto implica modificaciones en la distribución social del trabajo, la conducta reproductiva y la libre elección de los vínculos sociales.

Por primera vez en la historia, la mujer puede elegir desde la libertad, no desde la necesidad. El hombre a su vez se encuentra en la misma condición de exigencia.

Si algo bueno tiene el cariz individual de la sociedad actual, es que lo social requiere más que nunca de seducción, porque en este contexto, el poder ni resulta tan útil, ni es deseable que sea el motor principal de nuestras relaciones.

Con todo, parece ser que en líneas generales andamos un poco torpes en seducción, y no me parece casualidad que sea en estos años cuando ha surgido la demanda social de aprender a seducir (y la oferta, henos aquí).

Como en todo lo valioso, se trata de un campo donde hay mucho más por descubrir que descubierto. Un campo en el que nunca dejamos de aprender, y que interesa independientemente de sexos y edades.

Esta perspectiva de la seducción “responsable” requiere reflexión, paciencia, y por supuesto formación. Pero en todo caso, considero que está interesada en lograr objetivos buscando el equilibrio entre dos fuerzas:

1. Cuidar y proteger de la libertad del otro.

2. Cuidar y proteger mi libertad.

Resulta sorprendente con qué frecuencia descubrimos que el equilibrio es virtud, ¿verdad? Pues bien, en el siguiente artículo procuraremos ver algunos ejemplos que ilustren este enfoque.

Aprovecho para confesar que empecé a colaborar felizmente con Egoland por sentir que, teniendo cada colaborador propia personalidad, existe una sintonía común con la proyección que he mencionado.

 

Nueva herramienta de seducción: Ya que estamos…

Os quiero hablar de una nueva herramienta para la conversación en el avance de las interacciones.

YA QUE ESTAMOS..

Este finde semana estaba con mi amigo Joseba, en un taller. Él me preguntaba la forma de facilitar e introducir nuestros intereses, nuestras propuestas, nuestras apetencias.. DE AVANZAR.

herramienta conversacion brillante ya que estamos

Además de  las herramientas expuestas en el libro, a la hora de responderle algunas fórmulas, surgió una nueva solución, a mi parecer, como siempre, espontánea, real, eficaz y sobre todo NATURAL…

Cuando estamos hablando con alguien, si os dais cuenta, YA ESTAMOS HABLANDO con esa persona. Con lo que YA QUE ESTAMOS, vamos a profundizar en nuestra relación.

Cuando estamos conociendo a una persona, YA ESTAMOS CONOCIÉNDONOS. Con lo que YA QUE ESTAMOS, vamos a conocernos más.

Cuando estamos compartiendo un momento íntimo con alguien, YA ESTAMOS INTIMANDO. Con lo que YA QUE ESTAMOS, vamos a intimar más…

Cuando la gente está pendiente de ganar valor, de hacer rutinas, de fases en la interacción, no se ayuda a sí mismo a ser consciente de lo que está sucediendo…

Utilicemos el espectador de la película subtitulada…

 «Hay un chico y una chica que ya están hablando»

Si hiciéramos un narrador, Narraríamos que «nos estamos conociendo» y eso nos gusta… o NOS INsPIRA…

Es decir, estamos utilizando TRIÁNGULO DE HELIO : Observamos, cualificamos esa interacción y comunicamos nuestra emoción
Ahora queremos más…

YA QUE ESTAMOS conociéndonos y estamos a gusto.. Vamos a conocernos más… Quizá asegurándonos que nos vamos a volver a ver dándonos los números de teléfono. O quizá invitando a la persona que tenemos delante a un lugar más tranquilo e íntimo. ¿Nuestra casa, quizá?
Estamos quedando a menudo con una chica a menudo, y YA QUE ESTAMOS, que tal si se la presentamos a nuestros amigos, para consolidar nuestra relación… YA QUE ESTAMOS…

Mi reto, y el del equipo de EGOLAND siempre ha sido simplificar la seducción y desmitificar eso de que para relacionarnos con las personas que nos rodean, incluidas las personas que nos atraen, haya que estudiar una especie de carrera universitaria que nos aleja y nos distancia de comunicarnos con precisión y naturalidad.

Y aplicando esta herramienta, por muy sencilla que parezca, tengo claro que nos ayuda a nosotros a elegir mejor qué queremos que suceda y a la persona que tenemos delante a entender y aceptar nuestros intereses…

Así que os invito a vivir el presente y a utilizar esta herramienta… Os puede ser útil, ¿no?… ¿Ya que le estáis conociendo? ¿Ya que estamos?

Ya que estamos: Herramienta de seducción; avanzar y evitar rechazo.

Ésta y otras herramientas de persuasión puedes encontrarlas en mi libro “Seductor Egoland” y en el libro “150 formas de iniciar una conversación”.

En esta parte voy a explicaros una herramienta estupenda y muy eficiente para avanzar hacia el punto de encuentro sexual, emocional y racional con la persona que os atrae.

consejos-seduccion-persuasionComo todas las herramientas que he aportado en estos largos años, ésta también ha surgido por analizar qué salía de mi boca al relacionarme con alguien que me atraía. Como tú, cuando estoy con alguien que me atrae, me encuentro en una situación que me sabe a poco y por tanto busco la forma de tener más que lo que hay. Amigas y amigos,  desde mi punto de vista es vital entender la seducción como el arte de proponer algo que todavía no hay de una forma gradual y acogedora a la persona que tienes delante.

HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN «YA QUE ESTAMOS»

Vamos a imaginarnos una situación:

Ana y Marcos se han conocido hace una hora en un pub y se están gustando. Pero a uno de los dos le apetece avanzar en la interacción hacia el punto de encuentro. Elegid el que queráis. Veamos distintas propuestas muy habituales:

A | Nos vamos a mi casa  porque me estás gustando mucho.

B | ¿Y si nos vamos a tu casa y me enseñas esa colección de bonsáis que me has dicho que tienes?

C | Cojo mi coche y nos vamos a tu casa. En la mía tengo gente.

 

Cada una de estas tres propuestas puede funcionar. Aquí nada es infalible. Ya sabéis de buena tinta que la fórmula que os ofrecí en el libro «Seductor» y en todos nuestros talleres es la de qué, porqué, paraqué y qué me hace sentir.

– Te voy a proponer , aunque sea con nervios, que nos vayamos a mi casa, porque estoy muy a gusto contigo, me encantan tus gestos y me estás resultando una persona atractiva. Así podremos conocernos más.

Sinceramente, a mí me ha funcionado muchas veces. ¿Por qué? Porque estimula los tres cables de corriente de la atracción: El sexual, el emocional y el racional.

Pero también existen otras vías. Utilizando a nuestra querida persuasión para convencer y avanzar podemos hacer propuestas que resulten más fáciles de aceptar sólo con una inteligente utilización del lenguaje. Fijémonos en el verbo que describe la actividad que estamos haciendo con esa persona y en el verbo que descríbelo que queremos hacer:

Presente 1º Tomar algo en un bar

Propuesta 2º Ir a casa juntos. Cambiando de escenario.

Quizá ese cambio de escenario lleva una etiqueta lingüística demasiado brusca para una persona en ese momento de su vida. ¿De estar aquí bebiendo tenemos que ir a tu casa a no se qué? Son dos verbos distintos que implican acciones distintas explícitas e implícitas. En cambio si decimos…

-Ya que estamos conociéndonos y estamos a gusto… ¿nos vamos a un sitio para seguir con ésto estando más cómodos?

EN QUÉ CONSISTE LA HERRAMIENTA

En que el verbo del presente y el de la propuesta sean el mismo. Esta herramienta consiste en narrar que, ya que estamos en esta situación de conocernos, vamos a conocernos más. Es decir, que la propuesta no supone un esfuerzo extra o un cambio de conducta. Sencillamente un grado más de lo que estamos haciendo. Muy razonable. ¿No os parece?

Son las maravillas de la psicología, amigos. Para conseguir una comunicación eficiente no hacen falta parámetros arbitrarios importados de gurús americanos como el «valor» o  pensar que las mujeres y los hombres están hechos de un material distinto.  Compartimos mecanismos mentales y por tanto somos susceptibles de herramientas persuasivas y egolandianas.

herramienta-seduccion-persuasion

OTROS EJEMPLOS DE LA HERRAMIENTA YA QUE ESTAMOS

Ella: Hola, me ha parecido que me mirabas. Y el caso es que tu cara me suena.

Él: ¿Ah sí? Puede que nos conozcamos.

Ella: Sí, no sé de dónde. Pero, ya que estamos, encantada. Soy Lorena.

Él: Yo Luis.

La persuasión, junto a la argumentación y la negociación, conforman la tercera C (Convencer). Que junto con las otras dos, Carisma y Conmover, estructuran lo que llamamos “Las Competencias Naturales de la Seducción”.

“Ya que estamos” supone identificar qué actividad estamos realizando en ese momento ambos, eligiendo un verbo (que sea aceptable y no genere disonancias) y al proponer algo más íntimo, (por ejemplo una conversación con tema íntimo, más sexual) utilizar el mismo, introduciendo la frase “ya que estamos + verbo (“vamos a hacerlo con más profundidad, intensidad “).

Otros ejemplos más:

Estamos hablando de cosas intrascendentes y queremos avanzar en la interacción hacia un punto más sexual:

-Carmen, ya que estamos conociéndonos, ¿qué te parece si nos conocemos más y nos confesamos algunos secretos?

o
-Carlos, ya que al final hemos acabado bebiendo una copa, ¿qué te parece si nos pedimos una botella de vino y nos vamos a un lugar más cómodo?

Ahora vamos a ver la diferencia entre lo que hemos ejemplificado (“YA QUE ESTAMOS HACIENDO ESTO, VAMOS A HACER LO MISMO PERO MÁS ÍNTIMO/SEXUALIZANTE”), respecto a proponer la misma actividad cambiando el verbo. Veréis que puede generar más disonancias el hecho de no utilizar el mismo verbo con la herramienta:

  • Bueno Carmen, vamos a dejar de hablar del trabajo y vamos a contarnos secretos.
  • Carlos, ¿nos vamos de aquí a mi casa con una botella de vino?

 

Bien amigas y amigos. Espero dos cosas de vosotros: 1º Que nadie juegue al baloncesto nunca más en la vida y 2º vuestros ejemplos en los comentarios… ya que estamos relacionándonos por esta página, ¿por qué no hacerlo  de forma más interactiva?

Ésta y otras herramientas de persuasión puedes encontrarlas en mi libro “Seductor Egoland” y en el libro “150 formas de iniciar una conversación”.

 

Ya que estamos: Herramienta de seducción, ejemplos.

En esta segunda parte de la herramienta «YA QUE ESTAMOS», vamos a poner ejemplos que a todas y todos nos pueden ir bien para solucionar  situaciones. Como vimos,  la herramienta «Ya que estamos» consiste en hacer un «NARRADOR» (narrar lo que está sucediendo) utilizando el mismo verbo de la situación actual en la interacción que en la situación que vamos a proponer, de forma que no generemos disonancias en la persona a la hora de hacer la propuesta.

En las relaciones humanas, y más en la seducción natural, estamos constantemente haciendo propuestas. Es vital saber proponer lo que no hay de forma inteligente y adaptada. Vamos a proponer entonces algunos ejemplos:

EJEMPLO 1 Renné, el luthier

herramienta-egoland2

Imaginemos que un tal Renné es de los pocos veintañeros en París que actualmente viven, y muy bien, de fabricar laudes medievales en pleno 2014. Una de sus clientes es Violeta. Una morena de gigantes ojos verdes,  piel lechosa y luminosa mirada tímida. Es la tercera vez en este mes que, cliente y luthier, se encuentran para comprobar que el laúd está construyéndose de forma correcta. Y Renné, aunque ha leído el libro «Seductor Egoland», no se atreve a proponerle una cita con QUÉ, PORQUÉ, PARAQUÉ Y QUÉ ME HACE SENTIR de un modo directo, claro, honesto y divertido.

Así que contempla dos opciones:

LA PRIMERA OPCIÓN

-Aquí tiene su laúd medieval. Pero… ¿Quiere usted cenar conmigo esta noche?

Renné quizá no entienda que la propuesta suena brusca. Pasa demasiado tiempo escuchando cantigas medievales encerrado en su taller. (Le falta mandanga en su vida)

LA SEGUNDA OPCIÓN

-Aquí tiene su laúd medieval. ¿Sabe una cosa, Violeta? He disfrutado mucho construyendo este laúd. Y el hecho de que usted viniera tantas veces a consensuar conmigo el puente, la forma, la construcción, ha resultado determinante para que esté tan bien acabado. Se nota que usted sabe mucho sobre este tipo de instrumentos. No suelo encontrar gente que domine este tema y que encima sean tan atractivas. ¿Qué le parece si, YA QUE HEMOS ESTADO debatiendo sobre laudes, charlando y conociéndonos, lo seguimos haciendo de ahora en adelante fuera de mi taller? ¿Quizá una noche de esta semana

EJEMPLO 2 Águeda y sus dos amigos

hacer trio herramienta

Águeda, una esbelta chica deportista, está por fin de vacaciones. Ha ganado el mundial de balonmano femenino y disfruta su noche de fiesta con su pandilla de amigos. Esa noche beben, rien, vuelven a beber y vuelven a reir hasta que acaba en su casa con dos íntimos amigos.

Si Águeda suma los días que ha durado el mundial, mas los dias de concentración previos, se da cuenta de que lleva muuuuuucho tiempo sin sexo y ya no puede más. Los tres están en el sofá, son las cinco de la mañana y se le ocurre darse una homenaje.

PROPUESTA 1a

-¿Queréis que nos vayamos los tres a mi cama?

Se puede encontrar un sí rotundo de ambos. Pero también la negativa de alguno, por no contemplar que los dos salgan por la puerta. Quizá porque jamás se han imaginado en la misma cama con un hombre, quizá porque son de esos chicos que disocian amistad con sexo… El caso es que  nuestra campeona del mundo se la ha jugado mucho con la propuesta y puede salirle rana.

PROPUESTA 2a

-Ya que estamos los tres  juntos en el sofá, es tan tarde y estamos tan a gusto… ¿Qué os parece si los tres nos ponemos más cómodos en un sitio más grande para disfrutar de este momento? Que cada uno se sienta cómodo hasta donde quiera.

Es probable que al menos los dos amigos se asomen a la propuesta. ¿Quién diablos no quiere estar más cómodo a esas horas y con una campeona del mundo?

EJEMPLO 3 BEYONCÉ Y LOS MARCIANOS

herramienta seduccion de egoland

Beyoncé es una cantante negra que, si ella quisiera, consiguiría de mí que me hiciera minero. ¡No me puede gustar más! Para que nos entendamos. Pero muy a mi pesar, en este ejemplo yo no aparezco. ¡Y eso que lo estoy escribiendo! El caso es que Beyoncé ayer por la noche vió un OVNI. Un marciano entró en su habitación y le dijo que la Tierra iba a ser invadida en breve pero de buen rollo. Nada de guerras con rayos láser. El marciano, por lo visto no era muy heterosexual y ni se inmutó de verla en ropa interior.

El caso es que al día siguiente nuestra protagonista tenía que ir al estudio a grabar con su productor. Ya en los últimos dos discos, se le había permitido escribir sus propias letras y, como podréis imaginar, a Beyonce la visita de anoche le había afectado.

 PROPUESTA 1a

-Jay-Z. (es el productor y marido) quiero comentarte algo. Las letras que tenemos hasta ahora en el próximo disco hablan sobre el amor, «amor veraniego», «el amor en invierno», «una negra enamorada»,  «Eres mi amor interracial». Pero  anoche vino a verme un marciano a la cama. Quiero contarlo en mi próximo single.

Esta propuesta va a costar que se acepte. Independientemente de lo raro que suena, supone una ruptura de lo que se propone con lo que hay. Y no tengo yo muy claro que el productor de Beyoncé esté deseando hacer muchos experimentos. Veamos esta segunda propuesta:

PROPUESTA 2a

-Jay Z, quero comentarte algo. Últimamente estoy escribiendo mis letras. ¿Qué te parece si escribo una que hable sobre una versión distinta del amor? YA QUE ESTAMOS… puedo dar una vuelta de tuerca sobre el mismo tema introduciendo un amor universal entre todos los seres vivos del Universo….

¿No os parece que la buena de Beyoncé conseguiría su objetivo con mayor probabilidad?  Bien, amigas y amigos. Ésta y otras herramientas la tenéis desarrollada en este libro 150 formas de iniciar una conversación

Ponte en mi piel

Desde esta casa os enseñamos a seducir y a comprender la seducción desde un enfoque realista, humano y con unas bases psicológicas que no podemos evitar. Por formación, por la experiencia, por lo vivido en carne propia y porque nos va este rollito.

Esta herramienta creada por EGOLAND en 2008 supone precisamente pedirle que empatice con nosotros precisamente por ser víctimas de sus rasgos y atributos atractivos.

 “Ponte en mi pìel, qué harías tú si fueras yo y te tuvieras a ti delante?”

¿Quién es el guapo que no va a comprender que lo que hacemos lo hacemos por culpa de su belleza, amabilidad, simpatía o sensualidad?

EJEMPLO CHICAS

-¿Te puedo preguntar una cosa?

-Sí, claro.

-¿Qué harías si fueras una chica que se encontrara en un pub y viera a un chico atractivo?

-Supongo que le diría algo.

-¿Algo como qué?

-Como sonreírle y decirle hola.

          -Hola (sonriendo), soy Alejandra.

-Ja ja ja… Soy Cristian.

 

EJEMPLO CHICOS

-Ponte en mi piel: si fueras un chico exigente y al llegar a este local te hubieras visto con esa elegancia y ese estilo natural aunque femenino, ¿no te acercarías a hablar contigo?

-Sí.

-Pues soy Luis.

 

Para avanzar en la relación o explicar que lo que nos está pasando le estamos dando valor no hay nada mejor que esta herramienta. Siempre van a entender que lo que hacemos está inspirado en los encantos de los demás.

Sin duda hemos leído o escuchado que para tener conseguir nuestros objetivos tenemos «que no pasar por aros», «imponer nuestras normas», «que ella nos vea alfas» y «hombres seguros de nuestras convicciones» y demás historias prehistóricas.

ENTERRANDO ANTIGUAS CREENCIAS

Cierto es que en algunas ocasiones y a corto plazo pueden venirnos bien esas actitudes autoritarias, unidireccionales y que puedan funcionar en determinadas ocasiones.

Pero cierto es que, literatura aparte, somos humanos, inteligentes o al menos eso creo yo, y con la capacidad de aprender a empatizar, a conseguir nuestros objetivos sin miedo a ayudar a que ellas consigan los suyos. Aparte de lo útil que supone aplicarlo al resto de dimensiones vitales.

La típica actitud que se ha leído de macho alfa de imponer nuestro criterio o nuestros propósitos no es más que un escudo ante nuestra poca capacidad empática y de negociación.

Puede funcionar ante determinadas circunstancias o algunas chicas poco preparadas o con falta de autoestima. Pero, mi experiencia, mi vida y como algunos me llaman, «mi estilo natural de seducción», es incompatible con este planteamiento ultranorteamericano.

NEGOCIAR, PONTE EN MI PIEL

En primer lugar, o un0 entiende que en toda seducción hay negociación, o no entiende nada. Ellas tienden a tirar hacia un lado de la cuerda y nosotros hacia otra. Como dice María en sus artículos, en toda interacción hay un conflicto de intereses, y desde aquí se os invita a que aprendáis a negociar.

Es el paradigma ganar/ganar que os comentaba María en su blog y tratado en el podcast de julio.

Mientras tanto, empezad a practicar en vuestras casas, con vuestras familias, con vuestros amigos. Y pensad…¿Soy mejor hombre por imponer mis deseos o por conseguirlos de forma que la persona que tengo en frente también los consiga?

Vamos a entender el mundo real para poder tener conductas funcionales y generando buen rollo.

De esa forma seremos percibidos como hombres que entienden, que consiguen objetivos y que se preocupan porque los demás los consigan.

 

CURSO SEDUCCION CADENA SER – PONTE EN MI PIEL 1

 

 

Ponte en mi piel: Ejercicios

 

En esta ocasión voy a porponeros varias situaciones donde podríais utilizarla de forma práctica para seguir inspirándoos.

 

[dropcap color=»#000000″ font=»arial»]1[/dropcap]-Luis, ya te he dicho que eres divertido, atractivo y que me lo paso bien contigo, pero no creo que mi situación en la vida sea ahora como para complicármela con lios con hombres.

-Ynés, ya te he dicho yo que te entiendo y que mi intención no es complicarte nada. De hecho, no pretendo que te lies con hombres. Pero ponte en mi piel. ¿Qué harías tú si fueras un chico divertido y atractivo como yo que tampoco quiero lios en su vida y conoce a una mujer inteligente, sexy con objetivos claros en su vida y que encima le genera sensaciones incontrolables?…

– Supongo que intentarlo.

-Supones bien, Ynés. Intentarlo aun sin tenerlo planeado.

 

 

[dropcap color=»#000000″ font=»arial»]2[/dropcap] -Hola chicas. ¿Qué harías vosotras si fuerais nosotros, entraráis a este lugar y os vierais en esta esquina con semenjantes piernas, semenjantes curvas y semejante estilo?

– ¡JA JA JA! Pues supongo que venir a conocernos.

-Efectívamente. Veo que nos entendéis.

 

 

[dropcap color=»#000000″ font=»arial»]3[/dropcap]- Luis, no puedo quedar contigo. Ya te dije que tengo novio y no quiero hacerle daño.

-Ynés, en esta ocasión PONTE EN TU PIEL. ¿Qué harías tú si fueras tú, tuvieras 27 años, conoces a un chico con el que te lo pasas tan bien que tienes que quedar con él a escondidas, y te gusta tanto que te ves a ti misma haciendo cosas que supuestamente no debes… No investigarías por qué está pasando esto? Y es más, qué harías tú si fueras yo, te gustara muchísimo una chica que lucha consigo misma para no dejarse vencer por la atracción que siente por mi? No lo lucharías?

 

Una vez más amigos, os invito a que entendáis que con esta herramienta lo que hacemos es proponerle un ejercício de empatía cuyo cebo es su autoconcepto y su autoestima.

 

CURSO SEDUCCION CADENA SER – PONTE EN MI PIEL EJERCICIOS

 

Ponte en mi piel: Sexo

 

Siguiendo con la herramienta de seducción propuesta anteriormente, vamos a intruducir el sexo en nuestras relaciones.

Button TextButton Text

Como hemos apuntado en otras ocasiones debemos ser claros y certeros en nuestro mensaje. Y además contando con los dos pilares fundamentales para conseguir cambiar conductas y pensamientos vamos a seguir apelando a su autoconcepto, es decir, a lo que ella piensa de si misma y a su autoestima, o sea, cómo ella se siente consigo misma.

Al querer conseguir determinadas situaciones, actos o posturas sexuales, una vez más nos podemos encontrar con una negativa o un rechazo.

Seguramente porque ella no ha probado lo que le proponemos, porque quizá cuando lo probó anteriormente con otra persona no tuvo una experiencia positiva o porque considera que todavía no hay entre nosotros la suficiente confianza o compromiso para realizar algun tipo de cosas en la cama que para ella deben realizarse con un tipo de relación más larga o sólida.

Vamos a la raiz del problema de la manera más directa. Como no podría ser de otro modo desde egolandseducción: Su mente consciente.

Qué es ella para sí misma? Si estamos con una mujer válida e inteligente, ella es algo valioso.

Cómo se siente ella consigo misma? Mal si accede a nuestra petición por los motivos anteriormente explicados.

Pongamos en práctica nuestra herramienta:

-Ynés, ¿qué harias tú, si fueras yo, tuvieras a una mujer tan sumamente poderosa por generarme este apetito tan masculino y visceral y encima la tuvieras piel con piel como si estuvieramos cosidos por un hilo invisible? ¿No querrías sentir cada átomo de nuestro deseo? ¿No intentarías comprobrar qué está pasando y hasta donde podemos llegar a expresar lo que nos generemos?

De esa forma utilizaríamos la herramienta.

Por supuesto podemos utilizar otras herramientas y desarrollar una conversación de escucha y entendimiento utilizando el paradigma ganar/ganar para conseguir nuestro objetivo.

Siempre sin imponer nuestros deseos de una forma autoritaria cuando ellas no están jugando a sentirse dominadas.

El sexo, para mi, siempre ha sido una forma de conocerse, no un objetivo. Por eso, como todo, para algunas mujeres es necesario conocerse sexualmente de forma gradual. Respetemos sus necesidades avanzando sexualmente hasta donde podamos.

Y pasaoslo bien, chicos!!!! Como? Disfrutando de hacer disfrutar.

 

Boomeregoland

Esta herramienta fue mi primera aportación en el mundo de la seducción. Hace ya muchos años.

Pasa el tiempo, y como todo lo auténtico, no pasa de moda. Sigue siendo igual de eficaz.

Incluso está publicada en el libro Sexcrack de Mario Luna.

Algunos os dirán que afirmar sus imperfecciones o negar nuestro interés es en un principio imprescindible para que nos vean más atractivos y restarle autoestima; para parecer más “molones”. Y yo os digo que los negas (intentos de minar su confianza) y demás sólo son herramientas para reconducir puntualmente una conversación que se nos ha puesto muy cuesta arriba.

Una de mis aportaciones más antiguas en el mundo de la seducción es el boomeregoland. Cada vez que queramos avanzar y ante la adversidad de un “no” mal argumentado o injustificado, os sugiero utilizar esta herramienta.
¿Y por qué este nombre?
Porque vamos a utilizar la fuerza de su no como arma. El mismo rechazo que ella utiliza con nosotros, al eludirlo, se lo devolveremos con más fuerza de la que nos lo ha lanzado, tal que un boomerang que parte desde un lugar y al no encontrar un objetivo regresa e impacta en el origen del lanzamiento con mayor fuerza.

¿Cómo?

1. Narramos lo que ha sucedido dándole exageradamente la razón y con el mismo grado de exageración nos la quitamos a nosotros, utilizando el humor y la ironía de forma que ella misma, como delante de un espejo, contemple su postura de rechazo o negativa ante nuestro avance de una forma ridícula.

2. Otorgándole justo la virtud, capacidad o habilidad opuesta a la que utiliza para tratarnos. ¿Cómo? Utilizando el humor y la ironía con la misma finalidad anterior. Pero hagámoslo siempre sin cerrarnos las puertas y con el cariño que un hermano mayor le dedicaría a su hermana pequeña.

Pongamos ejemplos para ambas fórmulas.

—Hola, chicas. ¿Qué se cuece por aquí?
—Por aquí nada.
—Interesante. ¿Nunca se cuece nada o es que hoy no tenéis nada que cocer?
—Tío, hemos venido a bailar.
—¡Claro! Discúlpame. Tengo cosas de bombero. ¿A quién se le ocurre que un chico un sábado por la noche se acerque a un grupo de chicas para conocerse? Todos deberíamos salir los fines de semana, ponernos guapos y quedarnos quietecitos sin abrir la boca. Gracias por abrirme los ojos. Estaré por allí por si acaso te vuelves loca como yo.

En esta ocasión, el sujeto protagonista ha abandonado voluntariamente la conversación.
Unos minutos después podremos acercarnos de nuevo previo examen visual. Es más que probable que ellas no nos quiten los ojos de encima durante unos minutos. Como veremos posteriormente, ignoraremos lo sucedido.

Ejemplo 2:

—Hola, chicas. ¿Qué se cuece por aquí?
—Por aquí nada.
—Me lo temía. Me encantan los corros de chicas en los que no se cuece nada.
—Tío, hemos venido a bailar.
—Se nota. Pero estáis disimulando aquí quietecitas, ¿verdad?
—Largo de aquí.
—¡Vaya! Me estás dando una lección que jamás olvidaré. Tú eres mucho más divertida que yo y no estoy a tu altura. Os voy a dejar aquí dando lecciones de cómo enfocar un sábado por la noche. A ver si encuentro una terrorista como yo que hable con gente que no se conozca desde hace años. Es lo que me merezco. Dime que me largue con una sonrisa y me voy.

Como todo en la vida, hay que interiorizarlo y hacerlo nuestro.

Id probándola y ajustándola a vuestras circunstancias.

 

Me gustarías más si…

¿Cuántas veces habré escuchado  frases como “vas muy rápido” “parece que pases de mí” , “tú eres muy demasiado golfo”? Yo diría que muchas.

Chicas, ¿Cuántas veces os habéis encontrado con conductas en ellos que no os molaban un pelo y os habéis quejado.

-Eres un egoísta.

-Eres un celoso.

-Eres un pesado.

Al final, chicas y chicos, todos estamos hablando de una queja que sustantivamos o adjetivamos:

-Sergio, te he dicho mil veces que Carlos es sólo un amigo. Eres un celoso y me jode que no tengas confianza en mí.

-Pablo, me lo he pasado muy bien contigo, y me resultas atractivo. Pero parece que si  no me acuesto contigo la primera noche parece que esto se vaya a acabar aquí.

-Diana, ¿cómo puedes ser tan antipática?

-Esther, ¿eres muy pesada. Te he dicho mil veces que me gusta el futbol y los domingos toca quedar con mis amigos.

Eres, haces cosas que no molan. O mejor dicho. No nos molan.

herramientas y trucos para ligar

HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN ME GUSTARÍAS MAS SI

Recuperando el espíritu de la bilateriladad que nos abandera versus la uniteralidad de las conductas hasta ahora conocidas en la seducción,  hace tiempo creé una herramienta que me he ayudado mucho y está ayudando  a mis alumnos en los talleres que imparto.

La bauticé como ME GUSTARÍAS MÁS SI:

En ella en lugar de expresar el adjetivo o el sustantivo que describe la conducta que detestamos de la persona que nos atrae : Eres un egoísta, eres una chica muy borde y antipática, lo que hacemos es:

1º Enumerar las cosas positivas que tiene la persona o que nos generan 

2º Decirle cómo nos gustaría más: indicándole la conducta o el adjetivo que se identificara con lo que deseamos.

Ejemplo DE LA HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN: ME GUSTARÍAS MÁS SI

Ejemplo para chicas:

-Sergio, eres un cielo. Me encanta gustarte e importarte, que me cuides y que estés pendiente de mí, pero creo que me gustarías más si tuvieras menos miedos y confiaras más en mí.

-Pablo, realmente me estás resultando atractivo, me pareces un chico muy guapo y divertido pero creo que me lo resultarías más si no pusieras tanto énfasis en acostarnos ya, esta misma noche.

 

Ejemplo para chicos:

-Diana, eres una chica impresionante y muy atractiva. Pero creo que lo serías más si fueras más sonriente. Si valoraras más el hecho de que un hombre se acerque a conocerte.

-Esther, me pones a cien. Contigo estoy conociendo partes de mí en nuestra relación que me están sorprendiendo. Pero creo que me harías más feliz si entendieras que querer ver el futbol con mis amigos los domingos no quiere decir que te quiera menos o que no quiera compartir cosas contigo.

 

herramienta seduccion egoland ligar

RESUMEN DE LA HERRAMIENTA PARA LIGAR: ME GUSTARÍAS MÁS SI… 

La herramienta ME GUSTARÍAS MÁS SIes una herramienta de persuasión, de comunicación y de expresión muy efectiva para hombres y mujeres que nos va a permitir conseguir las cosas que nos propongamos sin que la gente se sienta atacada en un primer momento, sin forzar pulsos autoritarios o tengamos que demostrar VALOR fictício entendiéndonos como entelequias de hombres alfa o mujeres fatales.

Es sencillamente una nueva herramienta creada desde EGOLAND para que la psicología explique y resuelva situaciones entre personas. Es el nuevo enfoque creado desde EGOLAND de bilateralidad versus unilateralidad que es lo que hasta ahora se ha conocido en el mundo de la seducción.

Es sencillamente, comunicarse de forma más inteligente.

Aquí tenéis el audio en la Cadena Ser de esta herramienta 

 

Me gustarías más si… Ejercicios

Desde Egoland vamos a proponeros unos ejercicios que podéis realizar y escribir en los comentarios:

Se trata de resolver una serie de situaciones conflictivas utilizando la herramienta propuesta. Tanto para chicos como para chicas.

Ejercicios para seducir, para ligar con herramientas

HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN, EJERCICIOS PARA CHICOS:

1.- Charlamos con una atractiva rubia en un garito de rock.  Nos estamos confesando, le decimos cuanto nos gusta besarla y lo que nos está gustando la escena. Ella sonríe. Nos besa pero no pronuncia una palabra positiva sobre nosotros. Parece que tenga miedo a pronunciarse y expresar sus emociones.

2.- Nos acostamos con Patrícia, que está tremenda, dos veces por semana. El caso es que, en la cama, nos lo pasamos como auténticos orangutanes keniatas. ¡Como nos lo pasamos con Patrícia, diablos! Me lo estoy imaginando y …. (Mejor sigo). Pero cuando llega el clímax, y tras más de dos meses de relaciones sexuales queremos que ella utilice su boca para hacernos sentir más eufóricos. Y es algo que ella no lo considera procedente porque no somos novios oficiales.

HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN, EJERCICIOS PARA CHICAS:

1.- Es la tercera vez que Carlos, un alto y moreno chico bien formado que se cuida nos invita a cenar. El caso es que  nos mira de cuando el escote y parece que le gustemos. Pero el chico no lo dice. Ni lo dice ni nos toca. Nosotras estamos ya un poco hartitas de que Carlos no se lance a besarnos porque tenemos a Nacho llamándonos dos veces a la semana pero nos gusta bastante menos que él. ¿Cómo utilizaríamos la herramienta con este chico tan poco decidido?

2.- Rubén es un portento físico. Nos acostamos con él todos los viernes. Así el finde lo tenemos libre para seguir conociendo príncipes azules. Pero Rubén parece que esté obsesionado actuar como  un deportista olímpico, nos mete mucha caña pero no acaba de entender que esto del sexo no se trata de posturas diabólicas, de demostraciones de resistencia física…

Chicas y chicos, esperamos vuestras respuestas aquí, en los comentarios.

 

 

El espectador de la película subtitulada

Vamos a explicar una herramienta para entender todo este asunto de las interacciones amorosas.

El espectador de la película subtitulada». Contemplar lo que está pasando entre ella y tú como si fuera una película.

GÉNESIS DEL ESPECTADOR DE LA PELÍCULA SUBTITULADA

Cuando yo aterricé en el mundo de la seducción, año 2007, ante cualquier frase de ella había que contestar otra que no te hiciera perder VALOR (o sea no te hiciera perder parámetros de macho alfa).

Todo era una batalla de frases para acabar no pareciendo un tipo sin éxito sexual. (frusco).

Me di cuenta, entonces, en mi intención de naturalizar el juego que se proponía y para ayudar a mis alumnos a interiorizar lo que yo hacía, que hacía falta una herramienta que realmente les permitiera dejar de actuarde verdad como los hombres de los que evitaban parecerse.  El enfoque era atacar el marco de una mujer demostrando estar a la defensiva.

¿Quién está pendiente de no perder? El que sabe que puede perder. Y de eso iba el juego. Yo no entendía que se propusiera una forma de ligar que consistiera en NO PERDER hasta que ella pierda. Con la seducción tenemos que salir ganando los dos

HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN: LA PELÍCULA SUBTITULADA, UN NUEVO ENFOQUE

Así que había que hacer algo que por aquel entonces se integró en el sistema en la empresa en la que trabajaba (seducción científica):

Quise aportar algo que modificaba radicalmente lo propuesto:

Ser espectador de la interacción, interpretarlo de una forma neutra para luego NARRARLO.

Eso cambiaba radicalmente el juego. Ya no había que hacerla perder o evitar perder algo. (Valor). Ahora solo había que observar literalmente qué estaban haciendo la chica y el chico (yo) para poder dirigir la interacción desde una perspectiva de ganador con alta expectativa de cómo debía acabar la relación.

Es una satisfacción personal comprobar como la literatura de la seducción, solo hay que comprobarlo leyendo lo que se ha escrito, desde aquella primera piedra junto a otras, se ha orientado y sigue orientando hacia la perspectiva de: La observación, la dirección y la comunicación explícita de nuestra evaluación en la interacción.

Así que antes de explicar otras herramientas entendamos EL ESPECTADOR DE LA PELÍCULA SUBTITULADA.

EJEMPLO DE LA HERRAMIENTA DE SEDUCCIÓN

Estamos en nuestro coche. Son las tres de la mañana y la hemos conocido hace tres horas.

Nos ha demostrado infinidad de señales de cortejo, tales como tocarse el pelo, hablarnos de sus hazañas profesionales y, entre sus historias, en ningún caso aparece su novio.

Al preguntarle si le gustamos nos dice que no. Que ella tiene novio y que no somos su tipo de hombre.

¿Qué podemos hacer?

1- Decirle una frase que quede de macho alfa intentando parecer que ella no nos interesa… (Muy típico en el mundo de los estudiantes de la seducción)

2- Utilizar EL ESPECTADOR DE LA PELÍCULA SUBTITULADA

El texto de la pelÌcula es

Él: ¿Te gusto?

Ella: No. No eres mi tipo.

Pero ahora eliminemos el texto subtitulado de la escena y observemos la acción: Una chica tocándose el pelo, metida en un coche de un chico a las tres de la mañana de un sábado. ¿No tiene otra cosa que hacer? ¿No podría estar en el coche de un hombre que sí fuera de su agrado?

Y es aquí, amigos, donde debemos evaluar la acción y no el texto. Guiarnos por el espectador de la película subtitulada:

Y entender que no hay que hacer el menor caso de lo que nos dice sino de lo que hace.

Deberíamos, o bien, cualificarla mejor, o bien lanzarnos a su boca.

Como estamos hablando del directo examinador, vamos a preveer un posible rechazo y deberemos tener preparada una herramienta para gestionar el rechazo.

 

El espectador de la película subtitulada: La exnovia

Estoy en una terraza de verano. Saboreo un té al limón helado escribiendo para mi revista. Unas ocho personas comparten mi escenario. Mi objetivo era bajarme escribir sobre los celos y voy utilizar mi presente para acabar haciéndolo sobre el espectador de la pelÌcula subtitulada de nuevo.

Hace veinte minutos, al pedir la consumición ha pasado por la acera. Teresa. Y digo Teresa porque es un nombre propio completamente distinto al nombre real. Teresa, es una exnovia de feliz vida emparejada, que desde hace dos años ignora mi existencia de una forma, creo, que demasiado exagerada. Nunca he entendido esa necesidad que tienen algunas de romper cualquier vínculo con exparejas, e incluso de reescribir la historia para no tener ninguna justificación que permita charlar algún día, llamarse para preguntarse cómo va todo, o incluso recordar viejos tiempos en la cama si no hay nuevas parejas de por medio.

Para un profesional de la psicología como yo, acostumbrado a analizar conductas, el espectador de la película subtitulada es la VÍA para poder sacar conclusiones.

¿Qué pinta una persona que me ha dicho sucesivas veces que me ama ignorando mi existencia hasta niveles ridÌculos?

-Hola Teresa.

-Vaya. ¡Qué sorpresa! Luis. ¿Qué tal?

Estaba algo más delgada que la última vez que la vi. Nerviosa y sonriente. El encuentro parecía haberle roto los planes fueran los que fueran.La he invitado a sentarse conmigo. Primero tenía mucha prisa, luego la estaban esperando hasta que finalmente y por mi insistencia ha accedido compartir mi mesa.

-¿Qué es de tu vida?

-Bla bla bla bal…. Estoy viviendo con mi novio… bla bla bla…

-Estupendo Teresa. Yo estoy soltero.. bla bla bla bla… mi trabajo bla bla bla…

La conversación giraba en torno a nuestras vidas desde una exposición objetiva radical de hechos y acontecimientos. Y por eso, tras unos minutos después he querido romper la dinámica llevándola al abismo de las emociones vinculantes. ¡Era Teresa! La misma chica con la que he planificado épocas, coqueteado con diseños de casas y saboreado sus recovecos.

-Teresa. Te mandé dos emails y dos sms. Y no me contestaste a nada.

-Sí. Es que no pude. Estaba liada y tal y bla bla bla bla

-¿Sigues pensando en mi?

-¿Yo?  Pero qué dices, Luis? Soy muy feliz. Oscar me da todo lo que necesito.. bla bla bla…

No pude evitar utilizar el espectador de la película subtitulada: Si tenía todo lo que necesitaba, ¿por qué huía de mí? ¿Por qué no era capaz de contestar mis mensajes como alguien que se alegra de las buenas noticias de una persona de la que sabes sus inquietudes?

 

¿Por qué si el texto dice LO TENGO TODO, la escena dice HUYO DE VERTE?

Una vez más, el texto y la escena no eran congruentes. Ella intentaba rehacer su vida con el lastre de un reproche por nuestra ruptura. En el pasado yo no accedí dar un paso más vinculante, y ella no estuvo dispuesta a asumir que nuestro nivel de implicación en la pareja era asimétrico.

-¿Me tienes miedo, Teresa? ¿Me echas de menos?

-Luis. ¿cómo puedes decir esa memez? Tengo a un hombre que me hace feliz, que me demuestra† diariamente que soy la mujer de su vida. No tengo tiempo ni para echarte de menos ni para tenerte miedo.

-Me alegro de verdad por ti. Pero, ¿sabes? que no contestes un mensaje tan cordial o poco amenazante para tu relación como ¿Cómo estás?», parece que me percibas como una amenaza o que pretendas castigarme.

-Eso es una tontería.

-Yo solo quiero saber si quieres recibir mis mensajes de cuando en cuando o prefieres que me olvide de que existes.

-Luis. No quiero recibir tus mensajes. Aunque sean cordiales.

– Entiendo.

El espectador de la pelÌcula subtitulada me lo decÌa claramente. Su expresión, esta vez, mucho á·s sincera, relajada y transparente transmitía su verdadero mensaje: No te he olvidado» «Necesito más tiempo para poder ser tu amiga porque mi relación no ha conseguido fulminar mis reproches hacia ti.»Antes de levantarse, me ha mirado con los ojos humedecidos, apretado la mano y me ha dicho «cuídate«.He soltado sus dedos aceptando los designios del destino y la he visto marcharse sin poder evitar un suspiro en mi pecho.

Teresa…

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Mira nuestro aviso legal.

ACEPTAR
Aviso de cookies